miércoles, febrero 15, 2006

BOTIJEO KIRCHNERIANO

(Publicado - El Observador 15/2/06.)
Lo que nos viene sucediendo con la Argentina está fuera de control. Agrego, además, que estoy harto de oír, leer, ver gente hablando del tema. Al peor estilo porteño, lo de las papeleras se viene “farandulizando” y así aumenta la decadencia dialéctica. La política argentina a nivel gubernamental tiene vetas autoritarias importantes. Desde el presidente hasta pequeños funcionarios, hay en muchos de ellos “soberbia” que a países como el nuestro nos resulta refractaria. Ahora, nos duele en carne propia. La movida ciudadana argentina, la aquiescencia gubernamental, los dichos del gobernador Busti, y las expresiones gubernamentales del vecino país no serían las mismas si el conflicto fuera con el Brasil. Las cosas como son. Aunque duelan. Con el más chico, con el “hermano” se permiten estos exabruptos que dañan la soberanía de un país y que distorsionan derechos elementales de convivencia pacífica. Que las Cancillerías no estuvieron a la altura del conflicto, contestándose y distanciándose, cuando ese debió ser el lugar encriptado en el que se resolvería finalmente el tema, es un dato. Ya no importa. Que algún funcionario de las empresas en cuestión, creyó que abriendo la boca al boleo ganaba terreno, también es cierto. Lo hizo mal. Hay que saber hablar, pero hay que saber cómo y cuándo hacerlo. En política, como en la vida, siempre hay amigos que con reserva hablan mano a mano lo que públicamente no siempre se puede expresar. Alguna prensa se enoja con este enfoque pero hay ciertas cosas que requieren reserva. Desde un divorcio hasta la ruptura de relaciones con un país, siempre hay gente de buena voluntad que, con perfil bajo, habla y busca sobriamente arreglar las cosas. El gobierno no entendió esto. Es el abecé de la confianza entre los países. Le creemos al interlocutor, o no le creemos. Acá el interlocutor se pulverizó. Diplomáticos antidiplomáticos. De Ripley. No es bueno cuando vemos que los países “hermanos” se contestan mutuamente, mienten al decir que le bajan revoluciones al conflicto (se la están potenciando) y cuando todos advertimos que ya no hay fair play. Eso es zona de peligro. Ahora solo quedan pocos caminos. No esperemos demasiada generosidad de la Argentina. Ellos no son demasiado buenos consigo mismos, menos lo serán con nosotros. (Tienen algo del dios Cronos que se comía a sus propios hijos. Qué dejarán entonces para el que llaman “hermano”, pero tratan peor que a Cenicienta.) El presidente uruguayo debe mover algunas piezas. Si yo fuera él no dudaría en tomar riesgos, lo estoy afirmando desde la primera semana de enero. Ya nada tiene que perder. Si la movida sale bien, fue el quien disparó la solución. Y si sale mal, de cualquier forma habrá buscado todo, y dejado todo en la cancha. Lo que no debiera suceder son movidas parciales, retoques. Declaración tras declaración, ya es un peligro. Anunciar por la prensa que salen misivas cuestionadoras no parece ser muy útil. Más aún con los gobernantes argentinos actuales. Los compadritos aparecen en cualquier momento. Los uruguayos no nos merecemos este tratamiento que nos dispensa la Argentina. No es justo. No lo es porque no somos una provincia argentina a la que se decide su destino desde el gobierno bonaerense. Esa etapa, ya pasó hace mucho tiempo, y el solo hecho de tener que recordarlo hace que las relaciones sean desagradables. Por decir lo menos. ¿Lo entienden nuestros queridos hermanos? ¿No advierten que el botijeo nos ofende? Seguramente el presidente Vazquez se sienta desilusionado con su par argentino. Capaz que el argentino siente lo mismo con el uruguayo. Pero todo eso es terreno de valoraciones políticas subjetivas. Al país no le interesan esas sensaciones. Ahora, el terreno es otro. Para peor el parlamento argentino se introduce en el lío. ¡Uy Dios! otro error porque luego que las palabras laceran no siempre hay retorno fácil. Está faltando cabeza para salir de este callejón. Argentina no la va a poner. Uruguay sí la tiene que poner por sensatez. ¡Mueva Presidente, en esto, estamos a muerte con usted!

3 comentarios:

Seba dijo...

Muy bueno el texto. Realmente no lo entiendo a Kirchner, debe estar pensando en su campaña o en su imagen frente a su población. Espero que se resuelva pronto todo esto.

Lord F.- dijo...

Sí. Igual que Tabaré Vázquez. ;)

Anónimo dijo...

Hola, estoy leyendo su comentario, por lo que se ve no es nada nuevo, solo que ahora se pone todo mas peligroso. Son ideas mias pero que pasaria si desde el gobierno argentino se sienten con suficiente poder popular como para bombardear las plantas en un ataque de altruismo?quien los detendria? y si mandaran a unas hordas de piqueteros a hacerlo?
No perderian mucho. Pueden hablar un poco diciendo que fue un error
o que debieron hacerlo para defender la soberania nacional argentina; en el mercosur no tendran muchos problemas, tal vez digan algo ante las Naciones Unidas y se termino el problema. No se. Solo una idea mas de algo que pudiera suceder, total, con el mercosur a Uruguay ya no le queda mucha economia.