viernes, enero 18, 2008

EL PARTIDO COLORADO QUE QUIERO

El Partido Colorado que yo quiero se ocupa de armar una propuesta-país para reconquistar el futuro, con ideas modernas que nos permitan meternos en el modelo productivo de una vez por todas. Lo que hizo Don José Batlle y Ordóñez en su época debe ser el santo y seña de los nuevos tiempos. Sólo con “lo concreto” se le habla al ciudadano. La gente está harta de los “versos” políticos; ahora hay que plantear lo que haremos en las cinco áreas centrales de la vida del país y tomar ese derrotero como ruta principal sin desviaciones. Y hablar a toda hora y en cada esquina; sólo así, con humildad y firmeza, se recupera terreno. No es ésta una hora para especular, es la hora de dar.
El Partido Colorado que yo quiero aprendió la lección de las batallas suicidas entre la 15 y la 14, aprendió la lección de las internas fratricidas entre Tarigo y Batlle. No se pueden restañar heridas si las mismas fueron mortales, luego no hay bandera que cobije tanto enojo. Se trata, entonces, de entender que dentro de la diversidad de opiniones, dentro de los matices y dentro de los perfiles distintos todo es posible, pero siempre bajo la regla del respeto recíproco. Cuando la ciudadanía nos visualiza encrespados entre nosotros mismos, la gente se aleja. La gente, entonces, tiene razón; por eso es hora de consolidar un clima inteligente y considerado de todos hacia todos, dentro de la gran familia colorada. No hay opción para otro enfoque.
El Partido Colorado que yo quiero sabe que debe hablar con el Partido Nacional, porque en algún momento se hará imprescindible que exista diálogo entre ambas colectividades históricas de cara al futuro republicano en el que hay que entrar en poco tiempo. No se trata de perder nuestros perfiles, no se trata de dejar atrás nada; al contrario, cada vez más batllistas, pero pensando que hay un bien superior a resguardar que es la patria. Y pensando siempre que tenemos que ganar, y si ganamos sería fantástico contar con el concurso nacionalista; y si ganan ellos, sería fantástico que en la segunda vuelta tuvieran nuestro apoyo. Para eso está el ballotage, para tener esas conversaciones a posteriori de la primera vuelta.
El Partido Colorado que yo quiero sabe encauzar el fervor militante de una nueva generación que se metió en política para servir al país bajo los más puros principios de la misma. A toda esa nueva generación hay que abrirle la cancha, hay que darle instrumentos para que crezca dentro de la gran familia garibaldina y no hay que envilecerla con las patologías de la política. Esa generación se emociona con las pistolas de Brum y con el asesinato de Grauert; pero más se tendrá que emocionar con el armado de un país que debe volver a ser tolerante, abierto y respetuoso hacia todas las voces. Sólo los jóvenes nos “embalan” en las aventuras del futuro. Motivemos ese accionar; nos hará bien a todos y salvará al país de esta ola de prepotencia en la que el gobierno nos hace vivir día a día.
El Partido Colorado que yo quiero cuida a los más veteranos, a ésos que hicieron el Uruguay, a ésos que trabajaron toda su vida y que un día loco de invierno, un gobierno les arrebató lo que se habían ganado con su trabajo de toda una vida. Vamos por la Enmienda Constitucional a luchar y a firmar para frenar este atropello salvaje que es inconstitucional y que ofende por su encare tan brutal. Todos podemos firmar y hay que dar vuelta el Uruguay con esta bandera. El gobierno entrante debe tener este puente de bienvenida.
El Partido Colorado que yo quiero integra el aporte de todos, no siente que nadie tenga que tener más derechos que otros para estar en la política. Ni los más expertos, ni los más humildes… nadie puede estar proscripto en la casa de los colorados.
A ventilar entonces nuestro hogar, a inhalar todo el aire libertario del mundo, porque los tenemos que inundar de libertad a estos muchachos del gobierno para que se retiren silbando bajito y no retornen por un buen tiempo. Ya hicieron demasiadas macanas como para que a alguno se le ocurra renovarles el vale. Ahora que los conocimos, hay que ayudarlos a que se vayan. Fue demasiado.

8 comentarios:

Nestor Juchnewicz dijo...

a mi me parece washington, que lo mas importante, el partido colorado debe desarrollar buenos lideres.
Soy libera, y me parece que la principal responsabilidad de haber perdido terreno no es que los del frente le lavaron la cabeza a la gente, no son las crisis no cualquier cosa. Creo que lo principal es que los lideres nuestros no han sido capaces de cambiar la mentalidad de nuestra gente.

Cornamenta333 dijo...

Estimado Diputado Abdala:

Aprovecho en esta ocasión para comentar sobre los dos anteriores post, asi que van las disculpas del caso si se hace un extensa la exposición.
En primer lugar, estoy contento de ver que se buscan soluciones para este tan molesto conflicto con la República Argentina (me guardo de decirle "hermana" por unas serias desavenencias q tengo en cuanto a esa denominación). Al pueblo hay que darles esa clase de comunicadores,ç los que ellos quieren porque los entienden. Y ejemplo de esta gente son los que Usted citó. Además, son doblemente adecuados porque algunos son uruguayos que vivieron y triunfaron en Argentina, asi que son, como se autodenominan otras dos extrañables y verdaderas digatarias de toda nuestra admiración, China Zorrila y Pink, "rioplatenses". Espero sinceramente por el bien del país que este conflicto se solucione pacíficamente, aunque no puedo ocultar que tal vez algún piquetero se ganara al menos algun insulto si esta cerca de mí, que, no me lo negará, lo tiene merecido.

En segundo lugar, es total y puramente cierto lo de la lentitud uruguaya. Yo lo padezco en mi propio hogar, en el barrio y la institución educativa donde acudo. La reuniones siempre se retrasan, no se llegan a conretar los temas, se anda a las corridas, la gente se enoja, se rompen los clímax, en fin, esa menudencia, en apreiencia, trae varios problemas de cabeza que se podrían evitar teniendo la simple decencia de llevar una vida organizada y regulada. Como usted muy bien dijo, para que un país avance, progrese, cambie, se desarrolle, también es necesario hacer algunas pequeñas modificaciones en el aparato cultural. Lástima que la sociedad uruguaya sea tan celosa de sus costumbres y tradiciones, por más inconveneientes que sean.

Por otra parte,y para finalizar, creo que el triunfo del Frente Amplio se dio, principalmente, porque era la única opción que no se había elegido aún, y la población decidió darle su oportunidad. No creo que en los próximos comicios se hagan con el gobierno, han dejado descontento a buena parte de sus electores. Sinceramente, creo que el Partido Nacional ganará las elecciones, si es que se ponene de acuerdo entre ellos mismos. Nuestro Partido está en una etapa media de recuperación, por eso no le auguro un triunfo inmediato. Pero, Dios emdiante y con la ayuda de las fuerzas escarlatas triunfaremos en el futuro. Soy un convencido de ello. Como dijo en una ocasión el Dr. Sanguinetti: "El Partido Colorado ha sido el principal constructor del país desde 1830".

Desearía que en un próximo post exhibiera su opinión sobre la ola de paros que afectan a nuestro país, y sobre (cuando lo leí no pude creerlo) los cursos para "formar sindicalistas" del Instituto Cuesta-Duarte.

Atentamente, y disculpandome por la extensión del escrito, lo saluda muy cordialmente,

Cornamenta333

Anónimo dijo...

El partido colorado que yo quiero es uno que NO EXISTA
BASTA DE COLORADOS Y BLANCOS, SOLO HICIERON CAGADAS

martin dijo...

Turco: hablás como si el partido colorado hubiera estado fuera del poder por 3 décadas.

El partido Colorado no va a desaparecer pero estimo que le falta bastante (y no solo tiempo, bastante de otras cosas también) para resurgir.

Anónimo dijo...

Si, y yo espero que demore 70 años en resucitar, asi ya no estoy en este mundo para verlo.

Si en este pais hubiera justicia, ya hubieran sido colgados en la plaza pública todos los ladronzuelos de tu partido, incluyendo a Julio María y Julio Luis, Milka, Asiaín, Marchesano, etc, etc, etc.
Y vos tratando de salvar a tu ventrílocuo te hubieras enredado en la cuerda y marchabas también...

Anónimo dijo...

Estamos de acuerdo, turco, por ahí viene la mano.

Nestor Juchnewicz dijo...

Es increible como personas con opinones contrarias - que es valido que las tengan - aparecen la mayoria de las veces como Anonimos, y argumentando cosas sin mucho fundamento.
Por que no ponen su nombre y articulan un razonamiento valido para poder discutir el tema como corresponde?
Se que no hara mucho sentido que diga esto, pero peor era quedarme con las ganas :)

Anónimo dijo...

Estimado Néstor,

¿Usted podría aportar pruebas que usted es realmente Néstor Juchnewicz?

Debe de ser usted bastante tonto para pensar que alguien querría discutir algo con usted, a quien por ahora no le reconocemos ninguna obra destacada.

En cambio al Turco lo usamos para cabeza de turco porque es un reconocido arrastrado, chirolita, y a toda honra.

¿Mesplico?