miércoles, abril 19, 2006

¿SE TIENE QUE IR EL MINISTRO?

(Publicado - El Observador 19/04/06)
La muerte siempre convoca a reflexionar. La muerte injusta mucho más. La muerte anunciada aún es más impresionante. El episodio del policía asesinado en Flores estaba cantado. Algo tenía que fallar cuando se entregan libertades anticipadas a infractores que no tienen las condiciones para obtener semejante beneficio. El error de la ley de humanización carcelaria fue creer que se puede rehabilitar de bolea, casi por arte de magia, sin hacer grandes inversiones en los liberados, sin montar un seguimiento profesional sobre las actividades de los mismos y sin saber cómo hacerlo de manera consistente. Improvisación y dogmatismo, terrible combinación. No se trata de caer en la miseria de cobrarle el gatillo al ministro del Interior, se trata sí de recordarle que esto lo habíamos anunciado: una y mil veces gritamos en todas las esquinas que esa ley era un mamarracho, que no está la población reclusa preparada para que de un día para el otro se liberen cientos de personas que van a volver a delinquir. ¿Qué otra cosa podía suceder con muchos de ellos? El maniqueísmo infantil de algunos pretende ubicar nuestra posición en el ángulo de la derecha, de los reaccionarios que no estamos dispuestos a apostar a la buena fe y a la reinserción de los delincuentes. Todo eso es falso: si se quieren liberar reclusos pues que se lo haga bien, que no salgan a matar, por lo menos eso era lo esperable. Sí, muchos lloraron el deceso del joven policía, pero cuando se les decía que esto podía suceder se mofaban de los partidos históricos y prescindieron de todas nuestras visiones. Ahora tendrán que cargar sobre sus conciencias con una ley que liberó a un señor que si hubiera estado privado de libertad -como hubiera correspondido en este caso- el joven policía aún estaría entre nosotros. Suena grueso pero es así. En materia de seguridad el país perdió el rumbo. Aumentaron los hurtos y las rapiñas. Las zonas rojas son todas. La policía está enormemente desmotivada, ya no cree más en su máximo jerarca. En cualquier momento se va a producir nuevos problemas en materia de hacinamiento carcelario porque a pesar del engendro de la ley de humanización carcelaria ya casi se volvió a las cifras que originaron el motivo de esa ley. Resulta increíble recordar que se legisló para descomprimir las cárceles. De locos sonaba el planteo y efectivamente lo era. Si uno fuera un cretino debiera creer que es malo para el gobierno tanto desatino porque de seguro en algún momento esto tendrá un costo político dado que no se puede tener a la gente viviendo al borde de un ataque de pánico permanente. Pero no es ese mi talante, es demasiado grueso lo que está pasando como para estar apostando a la cancha chica y caer en la miseria. O el gobierno asume que está en un lío enorme, o de lo contrario todos pagaremos las consecuencias. ¿Se tiene que ir el ministro? Para mí sí, hace tiempo que agotó su margen de credibilidad ante la gente. Ese es un Ministerio en el que hay que estar las veinticuatro horas del día arriba del potro, en el que el contacto con la ciudadanía es vital para auscultar lo que está pasando, en el que lo ideológico no importa nada y en el que se actúa con la policía (nunca contra la policía). Nada de esto lo entendió el actual ministro y su fracaso construye el reino de la inseguridad de los uruguayos. Los chorros la tienen clarita: la policía no puede hacer casi nada y la tolerancia es infinita. El presidente no querrá retirar a su ministro en medio de un lío como el presente, pero en algún momento lo va a tener que hacer porque el desprestigio de esa cartera se contagia como un virus. A la larga llega a presidencia. El doctor Vázquez sabe que eso es así, por ello sería sensato que fuera pensando en el relevo. Los uruguayos todos se lo van a agradecer. El doctor Díaz ya puede volver a su casa.

6 comentarios:

Herederos de Sanguinetti dijo...

Turk:
Ok. Si. Cayo un policia y cayo por ley. Ok. Si. Cuantos anios los "partidos historicos" tuvieron para evitar tener que asumir una posicion tan idiota como la de una "amnistia" a lo pais bananero. Lo de los reclusos era inhumano. Secondo, pregunta: como sos capaz de exigir que en un anio se cambie lo que los partidos historicos no han podido cambiar (mas bien empeorar) en todo este tiempo. Ciego estas. Lamento que tu oposicion este comprendida de argumentos raquiticos. Semana Santa.. no comprendo para que escribiste esa pelotudez.
Te Saluda la Brigada.

Devolvé la banca, Abdala dijo...

Esta inseguridad que tanto te preocupa y te ocupa, ¿comenzó a generarse el 2 de marzo de 2005?, o es producto de 40 o 50 años de políticas que priorizaron la productividad y el pragmatismo por encima de tener y mantener un pueblo educado e instruído, capaz de generar alternativas propias a las circunstancias (buenas o malas).
¿Podés ser tan cínico para intentar hacerle creer a alguien que ustedes no tienen nada que ver con lo que pasa en los cantes?
Por cada plancha que me pide una moneda en la calle, cada chapita que limpia vidrios, cada niño que se sube a un ómnibuis a pedir una moneda, y cada muerto que veo degollado en la calle, los veo a ustedes, a cada uno de ustedes, y te veo a vos Chirolita, corriendo eufórico por la calle un domingo de noviembre, festejando que seguías atornillado a tu banca por cinco años más. Te vendría bien otra charla con Figares a vos...Te mereces todo nuestro desprecio, y más.

elefante dijo...

devolvé la banca: todo bien, pero es verdad que a díaz le quedó grande el ministerio y que se extrañan los tiempos de un colorado no particularmente facho al frente de esa cartera: stirling.

díaz tiene ideas muy lindas que se han dado de jeta contra la realidad. se equivocó y aquí cuando alguien se equivoca feo y tiene una mala gestión no pasa nada. agua sucia durante mes, mes y medio: a colacce lo tendrían que haber sacado del forro de OSE, o bien colacce mismo al responsable del desastre.

gestión de mierda en un ministerio tan sensible como el del interior: a la mierda con díaz, lo siento.

que lo diga el soldado no quiere decir que queda invalidado automáticamente porque lo dijo él. ahora es oposición (oposición ridícula que ni siquiera hace roncha) y se puede dar el lujo de tirarse contra el poder.

ahora: lo que deberíamos hacer "nosotros" y la prensa también es siempre enjuiciar al poder de turno, no criticar de una manera facha y automática al que critica porque viene de la oposición, que además representativamente es una risa. eso es totalitario, choto, triste.

arriba la disidencia, mande quien mande y gobierne quien gobierne. ahí es adonde hay que pinchar.

Coatí dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Devolvé... dijo...

Estoy de acuerdo en casi todo lo que decís. Pero discrepo en que Abdala pueda tirarse libremente contra el poder, porque muchas de las cosas que ataca fueron generadas por su gobierno. Esto no se contradice con que Díaz se ha mandado cagadas, y debe irse. Lo que me subleva es el cinismo.

elefante dijo...

está bien. es un poco cínico que vengan de parte de abdala (las críticas) y abdala se merece que le pongan el punto sobre la i. sí, no está mal. de todos modos, no me cae mal escuchar una voz de disidencia que cae en lugares en los que el aplastante megabloque de izquierda es tan compacto y homogéneo y olvidadizo e indiferente (cosa mala para la democracia: tener tanto poder y ser indiferente ante las propias cagadas, y no hacer ajustes y correcciones, justamente por eso de contar con una gran mayoría). no me refiero a las contradicciones entre programa y praxis que suscitan discusión al interior del megabloque, como por ejemplo astori vs mpp, o tlc vs mercosur, o lo que sea, que están bien.

pero hay toda una serie de asuntos importantes -ministerio de salud pública, ministerio del interior, ose, e infinidad de etcéteras- en los que los tipos están regodeados con el poder y les chupa un huevo y la mitad del otro las cagadas infames que se mandan, NO SE HACEN CARGO, miran para el costado, y siguen de largo como si nada.

entonces, me parece que criticar a un cínico debilucho e inofensivo (sorry soldado), de un partido en vías de extinción, que señala esas omisiones y contradicciones, también es hacerle un poco el juego a esa indiferencia pelotuda de ese gigante ineficiente que está en el poder.

y sí, son cínicas las apreciaciones de abdala, pero prefiero eso que nada.