miércoles, junio 11, 2008

El PAIS DE LOS LADRONES

(Publicado - El Observador 11/06/08)
No existen las casualidades. No es casualidad que el tema de la inseguridad esté en boca de todos. No es casualidad que los medios de comunicación tengan que dedicar gran parte de su programación a destacar los hechos delictivos. Tampoco es casualidad que buena parte de los políticos se encuentren analizando soluciones en materia de seguridad ciudadana.
Algunos sostendrán que es puro sensacionalismo y electoralismo, más procurando eludir responsabilidades que buscando una justa explicación. No piensan que la prensa recoge lo que está sucediendo y que los dirigentes políticos pretenden atender alguna demanda insatisfecha. Tontos serían si no brindaran su parecer.
Es que hace tiempo que quedó enterrada la presunción de pretender interpretar la inseguridad como una sensación. Quién puede atreverse a discutir —que no sea el Gobierno, claro está— el explosivo aumento del número de delitos de los últimos tiempos, y de la rapiña y las violaciones en los años recientes. El país arde de ladrones.
Quién puede ignorar el incremento de la violencia, el uso de las armas de fuego, el descenso en la edad para el inicio de las conductas delictivas y la presencia de la droga. Si hasta figuras prominentes del Gobierno, dirigentes sindicales y legisladores de todos los partidos, han sufrido el embate de los “amigos de lo ajeno”. La ministra María Julia Muñoz, el prosecretario Jorge Vázquez fueron robados y connotados miembros del partido de gobierno mientras participaban de un consejo de ministros itinerante les robaban el celular. Sin comentarios lo de la fiscal: negociar con los ladrones, muy lindo, muy aleccionador para la población. Un bello ejemplo de que ni ella cree en las instituciones. Solo cuando gana la anomia pasan estas cosas.
Además, tenemos la fuerte convicción de que la ciudadanía sensata no define la seguridad como la ausencia total de delitos, sino que lo que pretende es que las autoridades competentes demuestren con hechos que están haciendo lo necesario para controlar la situación. Si al aumento de los delitos y la violencia, le sumamos las bajas expectativas ciudadanas respecto a las políticas del gobierno en este tema, lo que tenemos garantizada es la perpetuación del sentido de desprotección. Y los delincuentes tienen pituitarias afinadas para detectar el terreno fértil para delinquir.
Tenemos un Gobierno ausente. El Gobierno no tiene respuesta legislativa, porque asume que cualquier medida en esa línea es mera inflación penal. No tiene respuesta presupuestal, porque el Ministerio del Interior se parece cada vez más a la “cenicienta” del presupuesto nacional y no tiene una “movida” corporativa que presione a las autoridades. El Gobierno no tiene respuestas en el plano de las acciones de prevención y represión (dígame alguien, cuáles han sido las medidas adoptadas en la materia que hayan alcanzado resultados cuando aún no se aprobó el código de procedimiento policial. Total está todo tan bien…).
Finalmente, el Gobierno ha perdido —si es que alguna vez lo tuvo— liderazgo en el tema, porque el “vedettismo ministerial” podrá ser una pintoresca práctica televisiva, pero no se lleva bien con la seriedad y eficiencia con la que deben manejarse los asuntos públicos, mucho más aún cuando lo que está en juego es la vida de la gente. Las cabalgatas, el cantar tango en los medios y los exabruptos discursivos,( ¡que nos quiten lo bailado!) no van a reducir la cantidad de rapiñas. Menos aún servirán las reuniones de políticos con el presidente de la República por este tópico. El Dr. Vazquez no ha hecho nada por la seguridad y no va a hacer nada cuando faltan quince minutos para terminar el partido.
La pregunta que nos hacemos todos es cómo se empieza a arreglar semejante descalabro, porque vamos directo a un desastre de marca mayor. Esto termina muy mal. La seguridad pública no es un tema de rango menor. Hace a la esencia misma de la legitimidad democrática. Que las instituciones garantes del orden público sean displicentes y apáticas a la hora de combatir la delincuencia hace añicos la confianza en dichas instituciones y, en última instancia, pulveriza la institucionalidad democrática toda. Que el delincuente no pague por su crimen y que el victimario importe más que la victima, erosiona el Estado de Derecho, cuya esencia es garantizar la convivencia del ciudadano en sociedad. Cuando da lo mismo ser honrado que ladrón, no hay posibilidad alguna de que el orden en libertad sea una realidad tangible. Ya nada vale nada.
Que el último apague la luz.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Es hora de volver a los Ministros del Interior de antaño.
Don Antonio Marchesano, gran luchador contra "el flagelo de la droga", el "Piti" Forteza, Hierro López.
¿No te parece que es hora de tirar abajo el Punta Carretas shopping y hacer una cárcel en su lugar?

Anónimo dijo...

PALO A LOS LADRONES, MATENLOS A PALAZOS, Y A LA GORDA PAYASA DE TOURNE UN PETARDO EN EL OJETE Y LLUEVE GRASA

Anónimo dijo...

Represión al crimen organizado!!!

Todo el Foro Batllista a la cárcel!!
Bah, todo el sistema político.

Que vuelvan los milicos!

Anónimo dijo...

Leyeron las 50 propuestas de Vamos Uruguay?
Estan muy buenas.

Anónimo dijo...

QUE VUELVAN LOS MILICOS, ADHIERO. Y QUE CAGUEN A PALAZOS A LOS PASTABASEROS, ASI VAMOS A TENER UN PAIS MEJOR.

Anónimo dijo...

TURCO, DEJATE DE ESCRIBIR PAJERIS Y CLAMA POR EL RETORNO DE LOS MILICOS, DALE NO TE MARICONEES

(ANONIMO PROXIMO-ANTERIOR)

Anónimo dijo...

ME PEGA EN EL FORRO DE LAS PELOTAS QUE EL PARTIDO COLORADO SE AUTOPROCLAME BATLLISTA Y SOCIALDEMOCRATA. DEJEN ESAS DOS PALABRAS EN EL OSTRACISMO O OTORGUENSELAS AL FA QUE COLECCIONA TODA MIERDA OBSOLETA QUE NO SIRVIO PARA NADA.

VAMOS A DECIR LAS COSAS COMO SON TURCO

Pedro V dijo...

Dedicate a otra cosa Turco!!!!

HugoK dijo...

No le quiero faltar el respeto a nadie, ni a los que respetan ni a los que no respetan.
Simplemente, no respetar es una clara manifestación de inmadurez, pero ese no es el tema en este caso.
Creo que no se trata de que vuelva o no vuelva un régimen de fuerza (los "milicos", como a algunos les gusta llamarlos despectivamente, pero bien que los piden).
Un régimen de fuerza nunca es bueno, nunca es sano, es como hacerle una quimioterapia a la sociedad. Claro, si hay un cáncer, hay que combatirlo, pero no se trata de que la quimio sea tan buena o linda.
Es cierto que hay unas cuantas cosas que seguramente se arreglarían con una bota encima, pero también es seguro que se descompaginarían aún más varias otras, y se abrirían nuevas heridas y se reabrirían viejas.
Creo que la cosa pasa por otro lado, no por simplemente reprimir. Necesitamos cambiar la cabeza, con el palo solo volvemos a las cavernas, y con el libertinaje nos vamos a la mierda.
Tenemos que encontrar un punto intermedio, racional, pensado, equilibrado, en el cual podamos vivir en paz, desde el cual logremos recomponer el tejido social que se nos hizo bola hace ya un tiempo.
Hay que dejarse de estupideces, de que quien se queda con los votos de quien, o con quien conviene o no juntarse.
No seamos miopes y mezquinos calculadores, estamos tratando de encontrar una solución para nuestro país, este país que nos guste o no es el nuestro, al menos mientras no hagamos las valijas y nos mandemos a mudar. Y aún después.

rafaelV dijo...

Me gustaría conocer el aviso censurado que aparece en la página del partido colorado en internet ya que el link que figura no funciona.Aunque no he votado al turco me considero independiente y que alguien diga que puedo o no ver , escuchar me enerva.Yo soy uno de los que le ha prestado el voto a el partido en el poder y me senti defraudado.

Galahad dijo...

¿Este es el País de la Ladrones? Como no? Hágase cualquiera un tour por Saravia y San Martín, el Borro, los Palomares, 40 Semanas y dígame luego que fue lo que le dejaron. Y antes de que alguien me diga que ahí hay gente que trabaja, le debo decir que es cierto, estoy de acuerdo. Pero seamos realistas, en un país dónde si a usted un menor de 17 años (que jugaría en la NBA) lo mata a usted y a su familia, es internado en el INAU, donde no hay infrastructura pra el "menor" y donde a las dos semanas usted lo ve en la calle. Donde si es rapiñasdo por un menor, el pobrecito es "entregado a responsables por intermedio de INAU" (tengo que decir quienes son los responsables?) Dónde si alguien que lo rapiñó alega en el juzgado (porque son hábiles declarantes)que se encontraba bajo los "efectos de la droga o el alchool" y sumándole la edad...es declarado inimputable...
El paraíso de los ladrones...como no.

Saludos y luego la seguimos
Java2606

Anónimo dijo...

Ciertamente es el paraíso de los ladrones, y la mayoría está en el Poder Legislativo y en el Ejecutivo, sin decartar al Judicial, claro.

Anónimo dijo...

en el país de los ladrones, el turco es rey

Yo Charrúa dijo...

Los militares a sacar las castañas del fuego. Una pequeña intervencion en seguridad ciudadana. No entiendo por que no se les reclama. Y vos turco tenes que saber que uruguay ya se encuentra dentro del circulo vicioso del subdesarrollo. Pobreza, delicuencia sobre la base de la falta de educacion y pocas espectativas. Salvo emigrar. EL PARTIDO COLORADO NECESITA AUTOCRITICA. REPITO AUTOCRÍTICA. Este gobierno ya desmostro, ya desengaño. Que vuelvan los que saben. No se si vos estas entre ellos turco capas que no te mereces estar

Lalo Tacuave dijo...

Hay otros que son ladrones de cuello duro.

Que en plena crisis del 2002 se subian los sueldos... mientras Juan pueblo se ajustaba el cinturon.

Los empleados publicos ... entre ellos los de ADEOM son unos bebes de pechos comparados con uds los politicos.