miércoles, noviembre 28, 2007

HARTOS DE CHÁVEZ

(Publicado - El Observador 28/11/07)
Los episodios que protagoniza Hugo Chávez hacen que cada día se refuerce más la idea de alejarse de él, cuanto antes, cosa de no verse contaminados por sus efluvios psicodélicos.
Chávez brinda la peor imagen del continente y termina por tornar más dañina aun la idea que —con cierta razón— se tiene de nosotros. América no se caracteriza por democracias al cien por ciento sino que, entre bananas, golpes de Estado y corrupción, no son pocos los ejemplos de ejercicios democráticos bastante lejanos al ideal.
Cuando Chávez pasea por Europa, su personaje se instala alegremente en el imaginario europeo que existe sobre nosotros, donde muchos nos miran como indiecitos redimidos. ¿Tienen la culpa los europeos en creer eso cuando un personaje así —como salido de un libro de García Márquez— los visita, les grita, gesticula a lo loco y les hace el show gratis para los noticieros nocturnos? ¿Nos discriminan los europeos al mirarnos con desdén cuando, desde acá, los no pagos de las deudas de algunos gobiernos de la región, las nacionalizaciones de empresas internacionales en varios países y el manejo de la plata del petróleo, usado para campañas políticas, empieza a ser moneda corriente de algunos gobiernos “progresistas”?
Venezuela primero sufrió una partidocracia delincuencial, que creyó que aquello era un maná que no tenía fin. Ahora le toca el turno a este alucinado de la crítica histérica, que tiene por única obsesión el poder eterno. Basta verlo con el Presidente de Irán (el que quiere la desaparición de Israel de la faz de la tierra) y con otros especímenes duros de la llamada “izquierda latinoamericana” como para advertir el grado de alienación en el que está.
Como tantas cosas en la vida, quiso la casualidad que el rezongo monárquico hiciera que Chávez quedara, ante el mundo y ante su pueblo, como la gente lo ve: un bocón suelto, que gruñe y que siempre está listo para proferir una serie de incongruencias que tiene por objetivo encontrar “malos” del supuesto lado “pro imperialista” y angelitos y seres intrínsecamente bondadosos del lado de su liderazgo. Por fin, el mundo se ríe de manera clara, con una sonora y destructiva carcajada, del otrora aspirante a dictador.
Por casa lo han a usado a más no poder. Le han sacado plata —o han pretendido hacerlo— para cualquier cosa. Y ese es el triste precio que han tenido que pagar por los petrodólares que vinieron de un día para el otro. Algún día se esclarecerá todo acerca del dinero que vino, cómo vino, a quiénes fue a parar y quiénes se beneficiaron de tanta fiesta.
La Justicia ya empezó a investigar en la región y en Uruguay. Y seguramente muchos tendrán que ir a declarar acerca de cómo hicieron para tener negocios tan prósperos al amparo de las directivas políticas de Venezuela. No son pocos los empresarios uruguayos que se quejaron por el tratamiento especial que recibieron algunos uruguayos, teniendo tanta “banca” en Venezuela, mientras otros ni regalando pasajes aéreos se hacían conocer…
Es que no se puede. Los totalitarios serán de derecha, de izquierda o de algún primitivo menjunje ideológico, pero primero, antes que nada, son totalitarios. El marco ideológico —siempre confuso, pueril y elemental— es una excusa para todo el desequilibrio que van fraguando. Por eso estuvo bien el Presidente Uribe. Basta ya de meterse en la vida interna de cada país. Eso es lo que hace Chávez por la región: se pretende erigir en una especie de madre de todos nosotros y anda por el planeta vociferando las injusticias que padecemos.
Debiera quedar claro que somos países independientes, que no necesitamos una “mamacita” al estilo Chávez que nos ande cuidando por allí. Y mucho menos una mamacita tan poco preparada y tan refractaria hacia el mundo. Basta ya de quedar “pegados” por tener de líder barrial a un personaje que, en este país, si lo tuvieran que votar, no llegaba ni a concejal. Que el gobierno ponga las bardas en remojo, pues, porque no se puede andar por allí pretendiendo ser moderados y, más tarde, pidiendo el oro y el moro a un personaje como éste, que cobra por todo.

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso de "Basta ya de quedar “pegados” por tener de líder barrial a un personaje que, en este país, si lo tuvieran que votar, no llegaba ni a concejal"

no me parece muy apropiado.

Fijate que, succionando penes, vos llegaste a senador....si viene Chávez lo votamos para presidente...más ladrón que Julio María y Julio Luis dificil, no?

martin dijo...

Es de las primeras veces que concuerdo contigo en su totalidad, turco.

Anónimo dijo...

anonimo anterior, el que llegò asi es no es alguien que ahora esta metido en el tema "ambiental" en algùn ministerio?

Anónimo dijo...

turco, gente, hoy vi esto:
>En Uruguay tenemos ciudadanos clase A y ciudadanos clase B. Unos
>trabajan menos y ganan más. Los otros trabajan más y ganan menos:
>hasta que se van a España.
>
>En Uruguay rige el apartheid, un sistema legal oprobioso que discrimina
>a los ciudadanos en dos categorías, una ­privilegiada- con más derechos
>que la otra, que es explotada en beneficio de la primera.
>Tenemos un apartheid como el que tuvo Sudáfrica, sólo que acá los
>ciudadanos de segunda no son los negros.
>Lo percibí con claridad en un seminario sobre políticas demográficas
>que organizaron el Fondo de Población de las Naciones Unidas y el
>Instituto Rumbos.
>Estaba exponiendo la socióloga y demógrafa Carmen Varela. Su
>presentación se centraba en cómo en Uruguay existen pocos estímulos y
>casi ninguna asistencia para quienes deciden tener hijos.
>Varela hablaba de la licencia maternal. Las mujeres embarazadas tienen
>12 semanas, la mitad antes del parto y la otra mitad después. Pero hay
>un detalle: tras la licencia, las empleadas públicas tienen el derecho
>a optar por trabajar medio horario hasta que el niño cumpla los seis
>meses de edad. Las empleadas privadas no: una vez finalizada la
>licencia maternal, tienen que volver a cumplir con su horario completo,
>sin alternativas.
>Yo pensé que en un país cuya Constitución dice que todos somos iguales
>ante la ley, el dato tirado sobre la mesa por Varela provocaría un
>escándalo. Pero no fue así. A mi lado, la senadora socialista Mónica
>Xavier seguía tomando apuntes con calma y el diputado colorado
>Washington Abdala, que llegó tarde y quizás se perdió ese detalle,
>permanecía atento a los mensajes que llegaban a su celular.
>Varela continuó y marcó otro punto de nuestro sistema de apartheid. Si
>un empleado público tiene un hijo, la ley le otorga tres días para
>faltar al trabajo y estar junto a su familia. Pero si un empleado
>privado tiene un hijo, la ley no le otorga nada y no puede ausentarse
>ni cinco minutos de su empleo.
>La Constitución miente. No somos iguales. Hay madres clase A y madres
>clase B. Padres clase A y padres clase B. ¿No era así el apartheid?
>Miré a mi alrededor, pero este tema no parecía preocupar a nadie.
>Pensé que quizás las demógrafas Adella Pellegrino y Wanda Cabella,
>ambas presentes, dirían algo. Porque ellas han publicado un muy
>completo informe sobre la emigración que muestra como la gente se sigue
>escapando del Uruguay tanto o más que en 2002, más allá de los cantos
>de sirena del ministro Astori. El estudio de Pellegrino y Cabella
>revela que en los empleados privados la tendencia a emigrar es mayor
>que en los públicos. Es lógico: a nadie le gusta ser ciudadano clase B
>en un sistema de apartheid. Pero las demógrafas no dijeron nada al
>respecto. Las dos pidieron la palabra, pero hablaron sobre otros temas.
>En Uruguay hay asuntos más importantes que el simple hecho de que unos
>ciudadanos tengan más derechos que otros.
>Volví a observar a la concurrencia. En la sala había parlamentarios,
>docentes e investigadores de la Universidad de la República,
>economistas del Instituto Nacional de Estadísticas, funcionarios del
>Banco de Previsión Social. Me pareció ser el único empleado privado y
>comencé a sentirme mal. Afuera había una mesita para servirse café,
>igual que cuando te sacan sangre.
>Pidió la palabra Elvira Domínguez, integrante de la dirección del BPS
>en representación de los empresarios. Dijo que si alguien pensaba
>sancionar leyes que otorgaran más beneficios a las familias con hijos
>(algo que le parecía justo), por favor cuidara de no gravar más al
>sector privado, cuya capacidad de contribución está al límite.
>Luego Domínguez puso las cifras crudas del apartheid sobre la mesa:
>según datos oficiales del BPS, el sueldo promedio de un empleado
>público (administración central, empresas públicas y municipios) es de
>15.624 pesos. El de los trabajadores privados es 8.129.
>En ese momento alguien debió pararse y gritar: ¡Abajo el sistema de
>castas! ¡Abajo el apartheid! ¡No a la explotación del hombre por el
>hombre! ¡Igualdad! ¡Igualdad! ¡Igualdad! Pero nadie dijo nada. La
>senadora Xavier continuaba tomando apuntes, Abdala seguía mirando su
>celular. Los demás cambiaron rápido de tema. ¿No tendré algún
>antepasado Haberkorn nacido en España?
>He comenzado a recopilar más información sobre nuestro sistema de
>segregación legal con el objetivo de pedir asilo político en alguna
>embajada extranjera. Los datos están todos allí, en las páginas
>oficiales de internet de los ministerios y organismos públicos.
>Los empleados públicos ganan más y trabajan menos. Lo normal es que
>trabajen 40 horas por semana. En los privados lo normal es 48. A los
>empleados de UTE que cumplen 48 horas de trabajo semanales se les paga
>un 20% de sobresueldo por el esfuerzo.
>Los funcionarios públicos no sólo cobran más y trabajan menos, también
>padecen riesgos menores: el trabajo precario, las rebajas salariales,
>el seguro de paro y el desempleo no existen para ellos.
>La lista de privilegios de losque gozan es mucho más extensa que lo
>mencionado en el seminario. Para empezar: la demógrafa Varela cometió
>un error en su exposición: no todas las mujeres embarazadas tienen 12
>semanas de licencia maternal. Las empleadas públicas tienen 13. Al
>parecer los mecanismos biológicos de las mujeres son diferentes según
>el lugar donde trabajen.
>En cuanto a las licencias por enfermedad, la discriminación contra los
>empleados privados alcanza grados de escándalo. Si un empleado público
>se enferma, cada día de licencia médica lo cobra igual que si hubiese
>trabajado. En cambio, cuando un privado tiene licencia médica, apenas
>cobra el 70%. Los trabajadores públicos cobran el sueldo todos los días
>que están enfermos. Los trabajadores privados no cobran nada por los
>tres primeros días que están en cama. Los trabajadores públicos
>enfermos cobran el 100% de su sueldo, no importa cuanto ganen. Si uno
>de los 100 gerentes de Antel con un sueldo de 70.000 pesos falta por
>enfermedad, el seguro le cubrirá el 100% de su salario. Pero los
>trabajadores privados tienen topeado este beneficio: aunque ganen
>mucho, solo pueden cobrar unos 5.000 pesos. Es evidente que en Uruguay,
>más allá de toda la cháchara igualitaria, la salud de algunas personas
>vale más que la de otras.
>Los trabajadores públicos tienen un nivel de estudios superior al de
>los privados: el apartheid uruguayo se los garantiza, ya que ellos
>tienen derecho a 30 días de licencia extras para preparar exámenes. Un
>trabajador privado solo tiene derecho a que su patrón lo eche si se le
>ocurre faltar para dar un examen.
>Los trabajadores públicos no trabajan los feriados laborable. Si se
>casan tienen 15 días de licencia. Si se les muere un familiar cercano
>tienen diez días de licencia por duelo con goce de sueldo. Si deciden
>iniciar su trámite jubilatorio tienen 30 días de licencia con goce de
>sueldo para hacer el papeleo con mayor comodidad.
>Muchos funcionarios públicos cobran primas por hogar constituido y en
>las empresas públicas reciben pagos extraordinarios si se casan y
>cuando tienen un hijo.
>La licencia anual de los empleados públicos es mayor que la de los
>privados. El trabajador privado tiene un descanso de 20 días corridos
>sin contar los domingos. En cambio un trabajador público tiene 20 días
>corridos, sin contar los domingos, los sábados y los feriados
>laborables.
>La lista sigue. Es larga. Es oprobiosa. Clase A y clase B. No hay
>derecho a preguntarse luego por qué decenas de miles de jóvenes
>uruguayos tienen como máxima ambición en su vida la de ser auxiliares
>de suplentes en la lavandería del Banco de Seguros del Estado. Los que
>salen sorteados se quedan a disfrutar de su puestito clase A en nuestro
>apartheid clase Z. Los que pierden se van a España.
>Tenemos el país que hemos fabricado. Astori puede seguir cantando sus
>maravillas (como todos los ministros de Economía mientras a Argentina
>le va bien) y los publicistas pueden seguir haciendo avisos diciendo lo
>lindo que es ser uruguayo, tomar mate y caminar por la rambla. La
>verdad es que nadie quiere quedarse acá para verlo.
>Mario Benedetti, el intelectual que sin duda más sabe de empleados
>públicos, dijo dos cosas al respecto.
>La primera es que Uruguay es la única oficina del mundo que alcanzó la
>categoría de República. La segunda es que, dado su abrumador número,
>sólo los empleados públicos podrían hacer una revolución en Uruguay.
>La primera afirmación es meridianamente cierta. La segunda es muy
>ingenua y equivocada: los empleados públicos jamás harán una revolución
>porque no la necesitan. Tienen el mando. Tienen la ley.
>Tienen el poder.
>Los trabajadores privados tenemos menos: un poco de rabia, cansancio y
>el pasaporte.
>
>Publicado por Leonardo Haberkorn en el diario Plan B, viernes 9 de
>noviembre de 2007

Anónimo dijo...

Estoy enamorado de Chavez ¿Cual hay?

Anónimo dijo...

que Chavez es bastante feito, ese es el problema. Tiene aspecto de indio, medio parduzco, medio mestizo.

SR. BLANCO dijo...

Eso de querer andarnos protegiendo, sentirse el padre de America Latina, etc, tiene un nombre... Imperialismo, que es por lo que lucha Chavez. Entonces, ¿hacia que tipo de modelo vamos si seguimos a un lider como este?...
Son cosas que hay que pensar, creo que este tipo es muy peligroso, y donde siga metiendo la boca se va a comer un garron como pocos.

Anónimo dijo...

concuerdo con el sr blanco.
creo que hay que hacer un TLC con USA

Anónimo dijo...

TLC- YA

LIBRE COMERCIO CON U.S.A YA.

martin dijo...

Concuerdo con el Sr. Blanco. Fue lo que siempre dije: al final termina haciendo y utilizando los métodos (presiones, ingerencias, etc.) de lo que tanto cuestiona.

Anónimo dijo...

Tengo el pene erecto

Megags dijo...

Seguramente si te ponen un billetito y/o te aseguran un puesto abajo de la nariz te vestís de rojo, le bajas los pantalones a Huguito y se la chupás un poco.. un poco MUCHO.

Igual te quiero :)

besitos en la cola turquis

Anónimo dijo...

megags: sos un comunista chupapija, hacete dar mariconazo

camarero dijo...

Turco:
primera vez que leo algo aca y digo realmente: mirá, que bueno!
TODO lo que pones es viejo y conocido, lo dice todo el mundo, es texto facil y muy comprador turco, no sirve. Ahora, que Chavez parece un personaje salido de la imaginación de Garcia Marquez, no se me habia ocurrido...muy bueno.
Lo demas, una bosta, lo dice, lo habla, lo piensa y lo comparten todos, decí algo nuevo, plis.

choque los cinco!

Von Hoßon dijo...

Turkish....Todo muy lindo si si...Pero escuchame una cosa, la misma poblacion que apoya a Chavez, seria aca en Uruguay tus adeptos del Movimiento Plancha, y la mayoria de la gente necesitada de este pais.En que quedamos? Es un tema de mentalidad viste...No de que sea gente pobre o rica.................

Anónimo dijo...

che, bien lo de nin, eh?

Cornamenta333 dijo...

Diputado Abdala:

Una vez más, da verdadera satisfacción ver que una figura pública expresa el pensamiento de uno mismo y una gran parte de la población.
Chavez es un delirante del poder. No hay frase más precisa para definirlo. Sino, tomemos el ejemplo del famoso referéndum sobre su proyecto para reformar la Constitución y adaptarla a su "Socialismo del siglo XXI": su período termina en el 2013, pero como no le bastan 6 años más de gobierno, quiere aplazarlos hasta el 2030, y seguramente en la marcha lo alargará más aún. Es realmente pisicótico.
Por otro lado, su prepotencia e irrespetuosidad quedó expuesta en la XVII Cumbre Iberoamericana en Chile cuando Zapatero con toda mesura y diplomacia -que harto sabido es que con Chavez no funciona, pobre Zapatero- intentaba defender a un compatriota rival, pero compatriota al fin -cosa que habla muy bien del Presidente español, y que creo que deberíamos tomar el ejemplo- de la escarnia pública al que lo estaba sometiendo el verdadero Luzbel.
Espero, por el bien de Venezuela, de Latinoamérica y del mundo que pronto Chávez abandone sus ideas y se siente tranquilo afuera de alguna linda casita cerca del lago Maracaibo y deje que gente sensata guíe a Venezuela.

Saludos,

Cornamenta333

Anónimo dijo...

volvió Cornamenta!!

Von Hoßon dijo...

Estoy harto de vos, y si fuera legislador, intentaria hacerle pagar una multa a tu partido por alojar delicuentes. Igual...Esos votos con un chorizo y un vaso de vino los compra otro ;)

Megags dijo...

lo de "Basta ya de quedar “pegados” por tener de líder barrial a un personaje que, en este país, si lo tuvieran que votar, no llegaba ni a concejal" lo decís por el Peluca? =P

beshitos tuuur